Cuando hablamos de bolsas nos referimos a la hinchazón del párpado superior y/o del inferior, generadas, a grandes rasgos, por la falta de tono muscular, que da lugar a la flacidez, así como por el exceso de grasa. Así, dentro de las bolsas tendremos que hablar de tres tipos diferentes: de agua, provocadas por una circulación lenta que hace que el agua se “filtre” y produzca edema, de grasa, causadas por un exceso de grasa en la cavidad infraorbitaria, y las originadas por la flacidez, que son, simplemente, el resultado de la pérdida de firmeza. Entre los motivos que dan lugar a su aparición, el componente genético o hereditario tiene gran peso, aunque también intervienen otros factores como la falta de descanso, una alimentación desequilibrada o alteraciones de riñón y tiroides, entre otras. Existen todo tipo de tratamientos tanto cosméticos como médico estéticos para ayudar a drenarlas y atenuarlas, y, para acabar de una vez por todas con ella, la cirugía tiene un arma infalible: la blefaroplastia. Además, hay hábitos diarios de lo más sencillos de adoptar que ayudan a prevenir o suavizar las bolsas, como dormir con una almohada alta (lo que mejora la microcirculación de la zona), o evitar las comidas saladas, especialmente en la cena, pues acentúan la retención de líquidos, además, si te despiertas con bolsas, aplicar durante unos minutos un antifaz de gel frío ayuda a descongestionar la zona. Tratamientos para eliminar las bolsas - A nivel cosmético: productos para el contorno de ojos con acción drenante y anti bolsas. - A nivel estético: o Masaje facial antiedad o Lifting japonés o Tratamiento en cabina: efecto buena cara o Tratamiento en cabina: rejuvenecimiento o Drenaje linfático - A nivel médico estético o Mesoterapia o Láser - A nivel quirúrgico o Láser o Blefaroplastia y blefaroláser o Laserlipólisis

Tratamientos

¡Comparte tu opinión!