Una de las bestias negras dentro de la estética es, sin duda, la papada, tanto para las mujeres como para los hombres. Consecuencia de distintos factores (entre ellos, la predisposición genética, el envejecimiento y el aumento de peso), esta grasa que se acumula en la zona submentoniana (bajo la barbilla), y forma lo que se conoce como doble mentón, es muy resistente, y casi imposible de eliminar con dieta y ejercicio, no digamos con la cosmética. Para lo que sí es eficaz la cosmética es para prevenirla: la hidratación es fundamental, pues con el paso de los años la disminución de ácido hialurónico en la zona da lugar a un descenso importante en la producción de colágeno y elastina, que acentúan la flacidez y deterioran a nivel general la calidad de la piel.

En ocasiones, llega a modificar el aspecto del rostro hasta hacerlo casi irreconocible, y aporta una imagen avejentada y poco saludable que resulta muy antiestética y puede llegar a suponer un complejo importante. Por suerte, los avances de la medicina estética a día de hoy permiten eliminar la papada sin necesidad de pasar por el quirófano, pero hasta hace poco, la única forma de eliminarla por completo era la cirugía.

Los factores que intervienen en su formación son diversos. Hay un importante componente genético, pero también está relacionada con el aumento de peso (aunque, ojo, no es exclusiva de personas con sobrepeso), y con los desarreglos hormonales: en las mujeres, la edad más crítica es la premenopausia, en la que se combinan muchos cambios hormonales y un aumento de peso generalizado.

Tratamientos para eliminar la papada

- A nivel estético:
o Radiofrecuencia
o Vacumterapia
o Tratamiento en cabina: reductor

- A nivel médico estético
o Mesoterapia
o Láser
o Radiofrecuencia
o Belkyra
o Prostrolane
o Inductores de colágeno


- A nivel quirúrgico
o Lifting
o Renuvion
o Liposucción
o Laserlipólisis
o Láser

Tratamientos

¡Comparte tu opinión!