Dentro de los diferentes tipos de manchas que podemos encontrar en la piel, entre los más frecuentes figuran los lunares o nevus, también llamados nevus melanocíticos. Son aglomeraciones de melanocitos, crecimientos cutáneos que se desarrollan a partir de las células encargadas de producir melanina, el pigmento de la piel y el cabello. Por lo general suelen ser marrones y de forma redonda u ovalada, aunque también pueden tener diferentes formas, texturas y colores: pueden ser rojos, negros, rosados o, incluso, azules.

Pueden aparecer en cualquier parte del cuerpo, y algunos, con el tiempo, pueden tanto desaparecer como crecer y oscurecerse. Por norma general suelen tratarse de lesiones pigmentarias benignas, pero es importante vigilarlos de forma periódica y observar si cambian de forma, tamaño o color, para prevenir una posible evolución maligna hacia un melanoma (el tipo más frecuente de cáncer de piel).

Por lo general no producen ningún tipo de síntoma, pero es conveniente la revisión anual por parte de un dermatólogo, para vigilar lo que se conoce en dermatología como la norma “ABCDE”: A de asimetría (o forma irregular), B de bordes irregulares, C de color (si cambian de color), D de diámetro (hay que tener especial vigilancia con los que tienen un diámetro superior a 6 milímetros), y E de evolución o cambio de aspecto.

La mayoría de los lunares no requieren ningún tratamiento, tan solo, como decíamos, vigilancia por si se producen cambios. Sin embargo, dependiendo de la zona en la que estén, pueden suponer un problema estético, y existe la opción de eliminarlos de forma ambulatoria. Hay que tener especial cuidado a la hora de eliminar lunares que se encuentran en el rostro, pues podría quedar una marca, especialmente en personas que producen alteraciones en la cicatrización, como los queloides.

En ningún caso se recomienda intentar eliminar un lunar por medio de tratamientos o dispositivos caseros.

Tratamientos para eliminar lunares

- A nivel médico estético
o Láser
o Crioterapia
o Bisturí eléctrico

- A nivel quirúrgico
o Extirpación de lunares
o Láser

En el caso de que el médico considere que el lunar es sospechoso, recurrirá siempre a la cirugía, y ordenará realizar una biopsia tras la extirpación.

Tratamientos

¡Comparte tu opinión!