Las arrugas del llamado “surco nasogeniano”, también conocidas como rictus o líneas de marioneta, son otra de las consecuencias más comunes y antiestéticas del proceso de envejecimiento en el rostro. Se trata de dos arrugas estáticas que parten, por lo general, de las aletas de la nariz, bordean la comisura de los labios y pueden prolongarse hasta la altura del mentón, aportando un aspecto muy avejentado, cansado o de tristeza (de aquí otro de sus nombres, surcos o líneas de amargura), que resulta muy poco favorecedor.

Es importante tener en cuenta que debido a que suponen depresiones considerables en el tejido facial, a día de hoy solo la medicina estética (principalmente, por medio de rellenos) y la cirugía estética (a través del lifting o de láseres ablativos) permiten eliminar estos surcos por completo, sin embargo, para quienes no quieren pasar por la consulta ni por el quirófano, hay opciones que pueden ayudar a suavizarlas, aunque no puedan hacerlas desaparecer. En ocasiones no es necesario tratarlos de forma específica, pues al tratar otras zonas del rostro (por ejemplo, el tercio medio del rostro, con rellenos, redensificación o hilos tensores, entre otros) el tejido se tensa y suaviza en gran medida el surco, haciendo innecesario el relleno.

Tratamientos para eliminar / rellenar los surcos

- A nivel cosmético: todo tipo de productos con activos o acción antiedad y rellenadora

- A nivel estético:
Ultrasonidos e HIFU
Tratamiento en cabina: efecto buena cara
Tratamiento en cabina: rejuvenecimiento

- A nivel médico estético
Mesoterapia
PRP y PRGF
Ácido hialurónico
Láser
Inductores de colágeno
Dermoabrasión
Hilos tensores
Radiofrecuencia
Ultrasonidos e HIFU
Ondas de choque
Rellenos
Redensificación
Bioplastia
Ultherapy

- A nivel quirúrgico
Láser
Lifting
Nanofat
Renuvion
Lipotransferencia / lipofilling

Tratamientos

¡Comparte tu opinión!