Mejorar y embellecer los labios y contorno

Son, junto con la mirada, las dos partes del rostro que compiten por ser el centro de atención, y de un tiempo a esta parte, se han convertido en absolutos protagonistas del tratamiento. Mucho más allá del maquillaje y de la hidratación, ahora son objeto de todo tipo de productos y protocolos orientados a embellecerlos. En primer lugar, es importante saber que su piel es extremadamente delicada, mucho más fina y frágil que la del resto del rostro (aún más que la piel del contorno de los ojos), hasta el punto de que su pigmentación natural rosada se debe a que los capilares se transparentan; y que por su peculiar fisiología no contienen ni melanocitos (las células que producen el pigmento de la piel), ni glándulas sebáceas (las responsables de mantener lubricada la superficie de la piel), de ahí que se resequen y se cuarteen fácilmente. Y debido a esto es muy importante aplicar un protector solar a su medida, puesto que al no contar con protección natural y estar tan expuestos se queman con facilidad, y son una de las zonas en las que más frecuentemente aparece el cáncer de piel. Por si no fueran suficientemente delicados por sí mismos, además están permanentemente expuestos a todo tipo de agresiones: radiación solar (para combatir la cual no están preparados, al no tener melanina), cambios de temperatura, viento, sequedad ambiental... Y, por otra parte, a medida que van pasando los años se afinan y su volumen, así como su definición, se va perdiendo progresivamente. Debido al proceso natural de envejecimiento, la piel de todo el cuerpo va perdiendo componentes tan básicos e importantes como el ácido hialurónico o el colágeno, así como la capacidad de producirlos. Esto conlleva que los bordes empiecen a desdibujarse, especialmente cerca de las comisuras, así como que pierdan su turgencia y su volumen. Por otra parte, sus líneas interiores, verticales, al igual que las del contorno de labios, especialmente en la zona situada bajo la nariz (conocida como código de barras), y que no dejan de ser arrugas, empiezan a marcarse más. A todo esto se une que pierden hidratación, se agrietan, y en muchos casos suelen aparecer manchas en su superficie. Veamos, paso por paso, los objetivos más importantes relativos a la belleza de los labios. Hidratar los labios y su contorno Exfoliar / renovar la piel labial Aumentar el volumen de los labios Eliminar el código de barras Corregir asimetrías Rejuvenecer los labios Redefinir el contorno labial

Productos

Tratamientos

¡Comparte tu opinión!