Protagonistas absolutos dentro de la estructura ósea facial, especialmente de cara a conseguir o mantener un rostro armónico, los pómulos proyectados y definidos son un rasgo de juventud, que se va perdiendo a medida que pasa el tiempo y el rostro va envejeciendo, aunque la genética también es un factor importante en el caso de los pómulos hundidos.

Para realzar los pómulos existen diferentes técnicas, tanto a nivel médico estético como quirúrgico. La más común, por ser mínimamente invasiva y no suponer periodo de inactividad para el paciente, y que ofrece muy buenos resultados, es el relleno con ácido hialurónico, aunque dependiendo de la fisonomía y las características de cada paciente y su estructura facial hay otras opciones también muy eficaces, como pueden ser los hilos tensores, la radiofrecuencia o, directamente, la cirugía.

Tratamientos para realzar los pómulos

- A nivel maquillaje: productos para realzar los pómulos, como el colorete o los que se utilizan para el contouring.

- A nivel estético:
o Radiofrecuencia
o Masaje facial antiedad
o Lifting japonés
o Tratamiento en cabina: rejuvenecimiento

- A nivel médico estético:
o Mesoterapia
o PRP y PRGF
o Ácido hialurónico
o Láser
o Inductores de colágeno
o Hilos tensores
o Radiofrecuencia
o Rellenos
o Redensificación
o Bioplastia

- A nivel quirúrgico
o Lifting
o Nanofat
o Renuvion
o Lipotransferencia / lipofilling
o Bichectomía
o Malarplastia

Tratamientos

¡Comparte tu opinión!