Cirugía de la ptosis palpebral

Hablamos de ptosis palpebral cuando el párpado superior se presenta caído. Es uno de los problemas oculares más frecuentes, que puede aparecer tanto en adultos como en niños, y puede ser leve, moderado o grave. A la hora de corregir los párpados caídos o ptosis palpebral hay que diferenciar en primer lugar dos aspectos: si produce alteraciones visuales (y, en este caso, la cirugía es necesaria para conservar la visión), o si es solo una cuestión estética.

Cuando la ptosis palpebral afecta a la visión es fundamental intervenir cuanto antes, para evitar que se produzcan consecuencias visuales permanentes.

Es una intervención sencilla, que se realiza bajo anestesia local (salvo en el caso de los niños), de forma ambulatoria y con muy buen pronóstico, en la que, simplificando al máximo, se manipula el músculo elevador para reforzar su acción, y que el párpado no caiga.

Durante los días posteriores a la intervención puede aparecer hematoma, que remitirá en pocos días.

0 Opiniones

¿Qué objetivo te interesa?

Actualmente este tratamiento no tiene ningún objetivo asociado, ¡lo sentimos!

¡Comparte tu opinión!