Es el nombre que recibe la utilización del frío con fines terapéuticos. Empleado en numerosas especialidades médicas, entre ellas, medicina deportiva, dermatología y medicina estética. A nivel cutáneo, la utilización del frío va a producir un incremento en la circulación sanguínea posterior a una vasoconstricción, lo que proporciona una tensión que disminuye la flacidez de los tejidos. Además, por medio del frío se puede provocar la muerte celular, por lo que se usa también, por una parte, para eliminar la grasa localizada, reducir la grasa corporal o la celulitis (destruyendo los adipocitos o células de grasa), o para eliminar lunares o verrugas, entre otros. También se utiliza en técnicas como la criolipólisis para el tratamiento de la grasa localizada.

Por otra parte, a nivel dermatológico, se utiliza para la eliminación de lesiones cutáneas como pueden ser las verrugas, a través del uso de nitrógeno líquido o dióxido de carbono sólido, con los que se congela el tejido de la verruga, que desaparece a los pocos días.

0 Opiniones

¿Qué objetivo te interesa?

Actualmente este tratamiento no tiene ningún objetivo asociado, ¡lo sentimos!

¡Comparte tu opinión!