Es un tratamiento médico estético que utiliza la luz, es decir, la IPL y el láser, para eliminar lesiones vasculares, así como varices. Por medio de estas tecnologías se produce un calentamiento de los vasos dañados que logra su cierre y su posterior desaparición. Los resultados empiezan a notarse desde la primera sesión, que dura alrededor de 30 minutos (dependiendo de las lesiones a tratar), y se prolongan en el tiempo a largo plazo. Tras el tratamiento la zona puede mostrarse enrojecida o inflamada, pero estos efectos remiten a los pocos días. Después de una fotoesclerosis se recomienda no exponerse al sol, no hacer ejercicio físico y evitar los baños calientes durante las primeras 24 horas.

0 Opiniones

¿Qué objetivo te interesa?

Actualmente este tratamiento no tiene ningún objetivo asociado, ¡lo sentimos!

¡Comparte tu opinión!