La gluteoplastia es la intervención quirúrgica orientada a aumentar el tamaño de los glúteos, elevarlos, o bien eliminar la flacidez. Es decir: se centra en remodelar, aportar volumen si es necesario y elevar los glúteos para un rejuvenecimiento total de la zona, en la que se suele aprovechar el pliegue interglúteo para disimular las posibles cicatrices.

La intervención tiene una duración aproximada de entre dos y tres horas, y puede realizarse o bien bajo anestesia general, o bien combinando anestesia epidural y sedación. El paciente deberá permanecer ingresado al menos 24 horas para su control, tras las que recibirá el alta médica.

A menudo se combina con una liposucción de la zona (aislada o combinada con la liposucción de zona lumbar, flancos y cintura), y se utiliza la grasa extraída, mediante la técnica del lipofilling, como material de relleno, sola o combinada con prótesis. En la mayor parte de los casos se combinan lipofilling y prótesis, pues estas no suelen dar buen resultado en el tercio inferior de las nalgas, mientras que la grasa sí.

Tras la intervención se colocará una faja compresora que, además, inmovilizará la prótesis, y el paciente puede caminar casi inmediatamente, aunque durante los primeros días deberá permanecer acostado evitando ponerse de lado para no tensionar la sutura. La faja de compresión deberá llevarse entre cuatro y cinco semanas, y el paciente podrá volver a su vida habitual (evitando los esfuerzos y el ejercicio físico) en aproximadamente 48 horas.

0 Opiniones

¿Qué objetivo te interesa?

Actualmente este tratamiento no tiene ningún objetivo asociado, ¡lo sentimos!

¡Comparte tu opinión!