La luz LED (por sus siglas en inglés, Light Emiting Diode o Diodo Emisor de Luz), utiliza longitudes de onda específicas de baja intensidad, se emplea hoy en día con gran éxito en medicina estética, pues tiene diferentes acciones muy interesantes que van desde la estimulación de la producción de colágeno al tratamiento del acné, la eliminación de manchas o la mejora de la luminosidad de la piel. También se utiliza como paso final tras realizar algunos tratamientos, para evitar el enrojecimiento o la inflamación, entre otras funciones.

Sus propiedades fueron un hallazgo inesperado de la NASA, que descubrió que la exposición a la luz LED producía cambios fisiológicos en la piel.

Es una luz visible que no produce calor ni dolor. Dependiendo del color de la luz emitida obtendremos unos resultados y nos servirá para tratar diferentes inestetismos: por ejemplo, la luz LED de color rojo activa la producción de colágeno y favorece la circulación sanguínea, mientras que la azul tiene un efecto calmante, antiséptico y antiinflamatorio. Se suele aplicar por medio de máscaras o lámparas.

0 Opiniones

¿Qué objetivo te interesa?

Actualmente este tratamiento no tiene ningún objetivo asociado, ¡lo sentimos!

¡Comparte tu opinión!