Se trata de una técnica mínimamente invasiva de bioestimulación por medio de lipofilling o lipotransferencia, que se utiliza para corregir los signos de envejecimiento por medio del injerto de grasa autóloga (es decir, del propio paciente) enriquecida en células madre y factores de crecimiento, que es especialmente efectiva para la regeneración de la piel, sin aportar volumen. Para ello, primero se realiza, por medio de una liposucción, la extracción de la grasa (por lo general, de la zona de las caderas, los flancos o el abdomen), para a continuación centrifugarla y purificarla antes de infiltrarla en la zona a tratar, al igual que si fuera un relleno.

La principal diferencia entre esta técnica y los materiales de relleno es que Nanofat no aporta volumen y proporciona resultados estables y duraderos, y al ser un tejido del propio paciente, no hay riesgo de reacciones alérgicas, rechazos o cualquier otro efecto adverso. También es efectiva para mejorar las cicatrices.

Los efectos empiezan a ser evidentes a lo largo de las semanas posteriores al tratamiento, y los resultados definitivos se obtendrán, aproximadamente, a los seis meses.

0 Opiniones

¿Qué objetivo te interesa?

Actualmente este tratamiento no tiene ningún objetivo asociado, ¡lo sentimos!

¡Comparte tu opinión!